domingo, 27 de marzo de 2016

"A LA ANTÁRTIDA SE LA CONQUISTA CON PACIENCIA"

 Base Bellingshausen, Isla Rey Jorge, Shetland del Sur - Antártida,  marzo 2016



Foto: Base antártica argentina Carlini. Caleta Potter Isla 25 de Mayo - Antártida ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


Luego de más de ocho años difundiendo la Antártida en las escuelas de la Provincia de Buenos Aires a través del Proyecto de las Jornadas de Disertación sobre la Antártida, para docentes y alumnos de los distintos niveles de enseñanza, me encuentro de pronto y para mi sorpresa, en la Base Antártica Rusa Bellingshausen, de visita. 

La "Antártia"  un término que se aplica a todas las tierras emergidas al sur de los 60º Latitud Sur; un territorio para la Paz, dedicado a la ciencia, está alejado de los conflictos y controversias, no está militarizado, destinado a la investigación como laboratorio natural y reserva mundial. 



Foto: Isla Shetland del Sur - Antártida - ©doragerezphotography2016 -derechos reservados

La Base antártica Bellingshausen se encuentra ubicada en la Isla Waterloo perteneciente al archipiélago de las Islas Shetland del Sur; en los 62º 12`latitud Sur y 58º longitud Oeste, ubicada al suroeste de la isla y a 100 metros de la base antártica chilena Eduardo Frei Montalva; los chilenos llaman a la isla Rey Jorge y  no es otra que la Isla a la que los argentinos  denominamos Isla 25 de Mayo y donde se encuentra instalada la base antártica argentina Carlini.



Foto: Bahía Filders - Isla Rey Jorge - Islas Shetlands del Sur - Antártida ©doragerezphotography2016 - derechos reservados

Cada país denomina a la isla de una forma diferente; tres países cuyas bases funcionan en forma permanente durante todo el año; dos de ellos otorgaron los permisos correspondientes para que pueda pisar suelo antártico y visitar sus instalaciones, mientras que uno de ellos, mi propio país, la Argentina, nuevamente No firmó la autorización del permiso de mi viaje.


Pisar suelo antártico en un día en que la isla se encontraba abocada al recambio de dotaciones en algunos casos y el repliegue de aquellas dotaciones que pertenecen a las bases que sólo funcionan en verano, me permitió ver a pleno la logística que se realiza al finalizar una campaña antártica de verano. 

Científicos que llegan, científicos que se van, ventana climática que se abre y permite que la logística se desarrolle, vuelos que llegan uno detrás de otro y  aterrizan en una pista plenamente iluminada y demarcada, tan plana que uno sentado en su butaca no se da cuenta que el avión aterrizó. 


Foto: Aeródromo Teniente Marsh - Base antártica chilena Frei Montalva - Isla Rey Jorge - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


Entre la llegada de un vuelo y otro, se puede ver cómo un helicóptero despega desde la "Gran Muralla China" (así se llama la base China) y se dirige colgando del chinguillo la red con elementos que trae y lleva al barco que se encuentra aprovisionando a esa base y que se halla anclado en la Bahía Flindes. 


Foto: Aeródromo Teniente Marsh - Base antártica chilena Frei Montalva - Isla Rey Jorge - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados



Un aeródromo que cuenta con el espacio suficiente para que varios aviones lleguen uno tras otro, estacionen y carguen pasajeros, dejen víveres o lo que las dotaciones, que comienzan su invernada, necesitan todo lo necesario para vivir durante un año en la Antártida.

El aeródromo de la base chilena Frei Montalva cuenta con una plataforma donde tres aviones hércules pueden "parkear" sin problemas, sólo que en este caso también estaba nuestro Beechcraf y un avión Hércules que pertenece a Brasil y que sufrió problemas técnicos el año pasado y que se encuentra aún en reparaciones. ¡Y todavía sobraba espacio!

Foto: Aeródromo Teniente Marsh - Base antártica chilena Frei Montalva - Isla Rey Jorge - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


El primero de los aviones que aterrizó, en la pista Teniente Marsh, (así se llama la pista de la base Frei Montalva) hoy fue nuestro Beechcraf 200, cerca de las 19 hs y detrás nuestro fueron llegando los aviones Hércules pertenecientes a Chile, Uruguay y Brasil; en un día donde la ventana climática se negaba a abrirse para permitirnos el cruce desde el aeropuerto de Ushuaia, en nuestro caso.


Video: Aterrizaje del Hércules de bandera chilena en el Aeródromo Teniente Marsh - Base antártica chilena Frei Montalva - Isla Rey Jorge - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


La niebla que rozaba el suelo en la pista Teniente Marsh de la Base antártica chilena Frei Montalva se había mantenido durante todo el día al ras del suelo por lo que la pista se encontró fuera de operación durante gran parte del día 4 de marzo. 


Hoy, durante las horas de espera en el aeropuerto de Ushuaia, los pilotos y nosotros pusimos en uso la célebre frase del Piloto Naval Antártico Argentino Eduardo Claro, ya fallecido, quien su experiencia en vuelos antárticos, lo llevó a manifestar la frase escuchada a un rescatador antártico noruego  "A la Antártida se la conquista con paciencia" y es lo que durante todo el día de hoy, su hijo Eduardo Claro, piloto civil argentino, quien estaba a cargo de llevar a esta expedición hacia tierras antárticas, recordó y aplicó para poder realizar el cruce. 





Foto: panel de control Beechcraf 200 ©doragerezphotography2016 - derechos reservados

Con tanta historia antártica que posee nuestro país, con hombres que hasta dieron su vida en el continente blanco, con hombres con basta experiencia antártica, antárticos de buena cepa, torna incomprensible que quienes tienen el poder de tomar decisiones y firmar permisos no quieren que se difunda, no quieren que un ciudadano del común de la gente y docente, cuyo único interés es el de difundir, pise suelo antártico y divulgue. 

Foto: Islas Shetlands del Sur - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


Avistar los primeros Icebergs, que desde lo alto se visualizaban chiquitos, para luego ver los hielos antárticos y las Shetland del Sur, un pasaje de Drake, lindero a las islas, muy azúl e imponente se mostraba a nosotros presto a recibirnos. Estamos a minutos de aterrizar, de pisar suelo antártico.



Foto: Islas Shetlands del Sur - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


Comenzamos el descenso y el sobrevuelo a la isla ingresando entre Punta Rocosa y Punta Stigant, y visualizar las bases Machu Pichu (Perú). Feraz (Brasil) y la polaca Arctowski, la Bahía del Almirantazgo para sobrevolar nuestra Base Carlini y sus casitas, la Caleta Potter, parte de nuestra Patria (que no podremos visitar) y el Monte Tres Heramnos, tan conocido en las fotos, y ahí nomás, no muy lejos el nunatak rodeado de hielo. 

 ¡Antártida, qué bella sos!.




Foto: Islas Shetlands del Sur - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados



Foto: Isla Rey Jorge - Caleta Potter - Islas Shetland del Sur - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


El Estrecho de Bransfield a la derecha y nuestro avión comienza a buscar en forma diagonal a la base Carlini a la pista Teniente Marsh, no sin antes divisar chiquita allá abajo la base coreana King Sejong y la Iglesia "Santísima Trinidad" de la Base rusa Bellingshausen, nuestros anfitriones en esta visita.

Foto: Base antartica Carlini - Monte Tres Heranos - Isla 25 de Mayo - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


Aterrizamos cuando aún quedaba un poco más de una hora de claridad, con un clima de  5º  C sobre cero, pero con ráfagas de viento de 60 nudos, que al acercarse la noche se hizo más fuerte y que provocó que el termómetro se acerque a cero y siga descendiendo. 

Foto: Isla Rey Jorge - Aproximación al Aeródromo Teniente Marsh - Base Frei Montalva - Islas Shetland del Sur - Antártida ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


Recién aterrizados Chile nos dio la bienvenida y fueron quienes con las 4x4 nos trasladaron dentro de la isla; sería mi chofer un reconocido Explorador chileno nada más ni nada menos que el Pujato chileno, (si se me permite la comparación), Alejo Contreras, que hizo mucho para su país en la Antártida y que fue diecisiete veces al Polo Sur, y que también compartió expediciones con nuestro General Pujato, todo un antártico, un lujo que sea quien me traslade en la isla durante mi visita. 


Foto: Aeródromo Teniente Marsh - Base antártica chilena Frei Montalva - Isla Rey Jorge - Antártida ©doragerezphotography2016 - derechos reservados




Foto: Aeródromo Teniente Marsh - Base antártica chilena Frei Montalva - Isla Rey Jorge - Antártida ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


Foto: Guillermo Sobral,  Alejo Contreras -Aeródromo Teniente Marsh - Base antártica chilena Frei Montalva - Isla Rey Jorge - Antártida ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


Mientras tanto nuestros anfitriones de la base Bellingshausen ya en su base nos mostraron sus instalaciones, nos agasajaron y nos recibieron con alegría de ver gente nueva, y con la fraternidad que caracteriza a un antártico, a pesar que sólo hablaban ruso, con excepción del Jefe de Base, que dominaba el idioma inglés y el sacerdote que hablaba español; de todos modos, nos entendimos, incluso cuando por mi descuido y olvido de proteger mis lentes de la cámara, que al ingresar a la primera casa que visitamos, se empañaron;  ante este inconveniente uno de los científicos con señas me indicó que no me preocupe y salió raudamente a buscar un paño para que los seque y limpie; así las cámaras estuvieron listas para retractar las vivencias nuevamente. 


Foto: Base antártica rusa Bellingshausen - Isla Rey Jorge - Islas Shetlands del Sur - Antártida ©doragerezphotography206 - derechos reservados

Fuimos invitados a conocer el pabellón al que denominan "casa de la amistad" el sitio que disponen para el esparcimiento, que cuenta con una biblioteca, un salón de juegos, el gimnasio y el comedor de la base. El lugar donde la dotación hace uso de su tiempo libre.






Fotos:  Guillermo Sobral -Base Bellingshausen - Isla Rey Jorge - Islas Shetland del Sur - Antártida - ©doragerezphotography2016 -derechos reservados


El Máximo, el sacerdote nos invitó muy especialmente a conocer la Iglesia, "Santísima Trinidad"; la Iglesia Ortodoxa Oriental más extrema y austral del mundo, la misma que hace dos semanas atrás recibió la visita de su Papa Kiril. Los visitantes recibimos la bendición impartida por el sacerdote, quien además nos obsequió un Icono con la inscripción "Jesús, Sálvanos y Guarda".



Foto: Base rusa Bellingshause - Iglesia Santísima Trinidad - Isla Rey Jorge - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


Foto: Base rusa Bellingshause -  Interior Iglesia Santísima Trinidad - Isla Rey Jorge - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados



Foto: Base rusa Bellingshause -  Interior Iglesia Santísima Trinidad - Isla Rey Jorge - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


Por la noche ver la Iglesia allá en lo alto es todo un espectáculo de color, ya que posee unos reflectores que la iluminan con luces de color azul cuyos rayos se levantan desde el suelo y la iluminan en su totalidad. 



Foto: Base rusa Bellingshause -  Vista exterior nocturna Iglesia Santísima Trinidad - Isla Rey Jorge - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados

La construcción de la Iglesia es de un color grisáceo revestido de tablas que fue construido en Rusia, desmantelado y transportado hasta la Isla; para protegerla de los vientos está atada a la montaña con cadenas, éstas están puestas en el interior de la Iglesia.

Sacerdotes rusos se turnan para vivir aquí por un año, ofician misa para los trabajadores de la base, unos 15 a 30 personas; según la época del año los religiosos abren las puertas de la iglesia a cualquiera de los otros habitantes de la isla.


La base antártica rusa Bellingshausen lleva el nombre del explorador ruso Fabian Gottlieb von Bellingshausen y fue inaugurada el 22 de febrero de 1968 y opera continuamente desde entonces.


Foto: Busto Fabian Gottlieb von Bellingshausen que se halla en el interior de la "Casa de la Amistad". Base Bellingshause - Isla Rey Jorge - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


En verano la base está poblada por unos 38 personas, todos científicos civiles, la base no se halla militarizada; en invierno la dotación es de 25 personas que se distribuyen en 14 edificios.

En la base Bellingshausen se realiza investigación científica sobre las actividades de monitoreo ambiental, geológicos y cartográficos, geomagnetismo, glaciología marina y terrestre, biología humana, ionosfera, auroras polares y observación meteorológica.



Foto: vista al atardecer Base rusa Bellingshausen - Isla Rey Jorge - Islas Shetlands del Sur  Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


Pero, qué conocemos de la Isla Rey Jorge?

Al aproximarnos a las Shetlands desde el avión observamos el manto de hielo que la cubre y el azúl del agua que las rodea, blanco, mucho blanco donde al acercarnos se divisan manchas marrones, que no son mas que zonas sin heilo; aún el hielo no lo ha cubierto todo, recién está comenzando el mes de marzo; en unas semanas más, esas manchas desaparecerán y el blanco predominará en las Shetland



Foto: Avistaje Isla Rey Jorge - Islas Shetlands del Sur - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


La Isla Rey Jorge, es la mayor de las islas Shetland del Sur, se ubica al noroeste de la Península Antártica, al sur del Pasaje de Drake. Su superficie es de 1150 km2  y su ancho es de 30 km; el 75% de su superficie está ocupada por el Glaciar Collins, que se halla en el Domo Bellingshausen, siendo la altura promedio del glaciar de 300 metros, y la su altura máxima alcanza los 600 metros; más del 90% de la superficie de la Isla es hielo. Posee un Aeródromo; 9 bases antárticas operativas y 1 Iglesia Ortodoxa.



Foto: Avistaje Isla Rey Jorge - Islas Shetlands del Sur - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados



Las bases que se hallan instaladas en la isla se vuelcan en su mayoría en la península Fildes, en la Bahía Almirantazgo y sobre la costa en el trayecto entre éstas. Algunas de las investigaciones científicas que se realizan son sobre biología, ecología, paleontología y glaciología.

El Aeródromo pertenece a la base chilena Presidente Frei Montalva, que cuenta con una pista de 1.600 metros de longitud, y lleva el nombre de Teniente Rodolfo Marsh Martin, su suelo es de piedra compacta "permafrost" (barro-piedras-hielo), siendo su orientación norte-noroeste a sur-sureste. Posee un enorme hangar donde guardan una pequeña aeronave que posibilita la llegada a Punta Arenas ante cualquier emergencia; también poseen un helicóptero.  Una de las cabeceras de la pista se encuentra al borde del Pasaje de Drake, al norte de la Península Fildes y las viviendas de la base chilena se encuentran ubicadas hacia el sur, sobre la Bahía Maxwell.



Foto: Aeródromo Teniente Marsh - Base Frei Montalva - Isla Rey Jorge - Antártida ©doragerezphotography2016 - derechos reservados

La base Frei Montalva posee cercano al hangar una hostería, un Banco y una estafeta de correos. Es la mayor de las bases y concentra un poblado civil denominado Villa Las Estrellas.



Foto: Villa Las Estrellas - Base Frei Montalva - Isla Rey Jorge - Islas Shetaland del Sur - Antártida ©doragerezphotography2016 - derechos reservados

En la Isla Rey Jorge se encuentran instaladas la mayor cantidad de bases en la Antártida, y esto convierte a nuestra visita en una rica experiencia antártica.

Entre las 10 bases de varios países 9 de esas bases funcionan durante todo el año en forma permanente éstas son: 

 República Argentina:  Base Carlini - opera desde el año 1953

Flag of Brazil.svg Brasil: Base Comandante Ferraz - opera desde el año 1984

Flag of Chile.svg Chile: Base Presidente Eduardo Frei Montalva - opera desde el año 1969

Flag of Chile.svg Chile: Base Profesor Julio Escudero - opera desde el año 1994

Bandera de la República Popular China China: Base Gran Muralla - opera desde el año 1985 

Flag of South Korea.svg Corea del Sur: Base King Sejong - opera desde el año 1988

Flag of Poland.svg Polonia: Base Henryk Arctowski - opera desde el año 1977

Bandera de Rusia Rusia: Base Bellingshausen - opera desde el año 1968

Flag of Uruguay.svg Uruguay: Base Artigas - opera desde el año 1984


Una sola de las bases instaladas en la isla opera solo los meses de verano:

Flag of Peru.svg Perú: Base Machu Pichu - opera solo el período de verano desde el año 1989




La Base Gran Muralla se encuentra a cuatro kilómetros al sur de la base chilena, en el extremo de la Península Fildes, que da hacia la Isla Nelson. 

Hacia el este de las Bases chilena y rusa, a unos cuatro kilómetros, se encuentra la Base Artigas, sobre la Bahía Collins, que es un apéndice de la gran Bahía Maxwelll. A unos 200 metros al este, comienza el Glaciar Collins; al oeste se halla el Lago Uruguay de donde se extrae el agua potable. 

Frente a la base Carlini, se halla instalada la Base King Sejong que pertenece a la República de Corea del Sur.

La base argentina Carlini (Ex Jubani) se halla ubicada en el margen derecho de la Bahía Maxwell, en la entrada de la Bahia.



A 30 kilómetros de la Base Artigas, se halla instalada la base Arctowsky de la República de Polonia, en la Bahía del Almirantazgo, en la entrada de la misma sobre el margen izquierdo. 

Sobre el margen derecho se halla ubicada la base de la República del Ecuador, que se abre sólo durante el verano; al fondo se encuentra instalada la base Comandante Ferraz que pertenece a la República Federativa de Brasil, base que está en proceso de reconstrucción, luego de su incendio en el verano del año 2012, la piedra fundamental de su reconstrucción fue colocada el día 29 de febrero, sin que pudiese estar presente la comitiva del Ministrerio de Defensa y de Ciencia y Tecnología de Chile, producto del mal tiempo que impidió a la comitiva llegar, sin embargo éste mismo acto solemne se realizó en Punta Arenas, Chile. Se estima que la nueva Base se encuentre terminada para el verano de 2018. 



Cercana a la Base Comandante Ferraz, se halla  la base Machu Pichu base es abierta durante los meses de verano y que pertenece a Perú.


CONCLUSIONES DE UN VIAJE INESPERADO:

Luego de regresar del viaje en febrero del 2014, cuando las autoridades argentinas que entienden en el tema Antártida, no permitieron que uno de los nietos del Alférez de Marina José María Sobral visitara Cerro Nevado, el lugar donde José María Sobral invernó durante dos años consecutivos formando parte de la Expedición Sueca del Dr. Nordenskjöld, (expedición que fue rescatada por la Corbeta Uruguay); en lo personal además de no comprender los motivos de tal impedimento, me olvidé del viaje, un viaje que no era para mi, ni tampoco soñé, ya que cuando inicié el Proyecto de las Jornadas de Disertación sobre la Antártida el objetivo fue difundir, al ver, (siendo docente en el sistema educativo de la Provincia de Bs As.) que el tema no se enseña en las aulas. Si bien, en nuestro país,  la Ley de Educación Nacional en uno de sus artículos incorpora su tratamiento y la Ley Provincial de Educación Nº 13688 de la Provincia de Buenos Aires en su Artículo Nº 107 establece que "deberán formar parte de los contenidos curriculares de todas las escuelas del Sistema Educativo Provincial la recuperación del ejercicio pleno de la soberanía argentina sobre las Islas Mlvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marímos circundandes, de acuerdo con lo prescripto en la Cláusula Transitoria de la Constitución Nacional y el afianzamiento de la soberanía argentina sobre el Sector Antártico Argentino!, inciso b) Ley Nº 13688.

A su vez, la Provincia de Buenos Aires, en el año 2010 bajo la Ley 14222 se establece como objetivos permanentes e irrenunciables de la Provincia de Bs As."a) la Difusión de los derechos de soberanía sobre el sector Antártico Argentino, así como los intereses y la actividad antártica de la República Argentina. b) el reconocimiento del carácter de la República Argentina como país bicontinental; c) la difusión de las actividades de investigación científica, la logística a ella asociada y la protección del medio ambiente que se llevan a cabo en el Sector Antártico Argentino, en conformidad con la legislación nacional y con los principios y propósitos del Tratado Antártico".  En su Artículo 3º introduce la modificatoria al inciso b) de la Ley Provincial de Educación Nº 13688, quedando su redacción como ha sido mencionada anteriormente y señala en su Artículo 4º que "La Dirección General de Cultura y Educación  sea la encargada de la capacitación de los docentes en lo que respecta a la soberanía y a los intereses de los argentinos en la Antártida, así como a la actividad Antártica de la República Argentina para su adecuada enseñanza y difusión". Sin embargo este mandato no se cumple.

Mi proyecto de las Jornadas de Disertación sobre la Antártida nace dos años antes de la sanción de la Ley 14222, como un proyecto institucional en la escuela donde me desempeño como docente; pero es justamente en el año 2010 donde se desarrolla la Primera Jornada de Disertación. El Proyecto ve la luz al observar, con motivo del Año Polar Internacional 2007-2008, que en las aulas no se enseña el tema Antártida, precisamente porque se desconoce y porque no hay bibliografía en las escuelas y para el nivel escolar sobre la Antártida. Jamás fue el objetivo del Proyecto viajar a la Antártida, ni siquiera lo soñé, sabiendo por un lado que es un lugar para la ciencia, para la paz y que sólo pueden ir quienes son científicos o militares, siendo una opción bastante lejos del presupuesto de un docente, el Turismo Antártico. 

Había rendido mi Tesis de Licenciatura dos años antes de dar los primeros pasos de mi Proyecto y redescubrir la Antártida; con las herramientas de investigación aprendidas en mi Universidad aún frescas y a flor de piel, viendo que un tema como la Antártida que permite la transversalidad de contenidos no se da en las escuelas simplemente porque el docente lo desconoce. 

Con la intensión de poder difundir, comencé a incentivar desde mi lugar de Profesora de Educación Física a mis compañeras docentes para que trabajen en el aula como contenido "la Antártida", la comunicación con la escuela de la Base Esperanza ayudó a que mis compañeras se interioricen del tema, pero los escollos eran varios, entre ellos, el poco interés de los docentes, el escaso apoyo por parte del personal directivo de la escuela y el no contar con conexión de internet en el establecimiento educativo fueron algunos de los inconvenientes de la implementación del Proyecto. 

Dos años después nace la Primera Jornada de Disertación, gracias al Inspector del Área de Educación Física que me ayudó a impulsar el proyecto y las escuelas de Escobar comienzan a descubrir la Antártida, no obstante las dificultades a nivel Sistema Educativo continuaban y nunca dejaron de inclinar la balanza en contra.

La misma Dirección General de Escuelas de la Provincia de Bs As, que debía "capacitar a los docentes" si bien apoyaba la iniciativa otorgándole al Proyecto su Beneplácito, a nivel de Escobar las nuevas autoridades educativas asumidas a fines del año 2013 no se mostraron proclives a que el proyecto continúe. A pesar de ello, sumamos el gran apoyo de una Inspectora del nivel secundario de Escobar que literalmente se puso el proyecto sobre los hombros y nuestro ciclo de Jornadas de Disertación sobre la Antártida fueron a modo de "capacitación" para docentes, sin olvidar a los alumnos que también pudieron tener su jornada. 

Así el Proyecto en el año 2013 cambia su formato y pasa a ser Jornadas para docentes, apoyado en la Ley 1422 y cubriendo el espacio que la Dirección General de Escuelas de la Prov. de Bs. As no ocupa. Con este formato el mundo de los "Antárticos" comenzó a ponerse a disposición del Proyecto, con el mero objeto de aportar sus humildes conocimientos por haber vivido en la Antártida, o participado de la logística antártica; historiadores antárticos que además poseen tiítulo docente,  invernantes, científicos, hasta el primer aviador naval que llegó al Polo Sur de pronto se sumaron para brindar su experiencia y el Proyecto siguió creciendo como una bola de nieve.

En el año 2014 la cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires declara a nuestras Jornadas de Disertación de "Interés Legislativo Provincial", y comenzaron las escuelas de otros distritos de la Prov. de Bs As., que en el boca a boca se enteraba de nuestra tarea de difusión, a solicitarnos que concurriéramos a sus establecimientos educativos y es ese el modo como ahora seguimos difundiendo, ya no en nuestro querido Escobar, nuestro lugar de trabajo, ahora son otros distritos interesados en la Antártida. 

Y llegó el primer viaje, que no pudo ser, pero que en la riqueza del mismo sirvió para conocer y participar de una evacuación sanitaria, la de la Tripulante del barco polar ruso Vasiliy Golovnin, el barco que reemplaza al Rompehielos "Altmirante Irízar". A pesar de todo el viaje sirvió para conocer qué mecanismos se ejecutan cuando es necesario evacuar a una persona enferma en la Antártida. Y también tomar conocimiento que quienes están al mando de una Campaña Antártica son muy celosos de la difusión sobre la Antártida.

Pero, no obstante esto, hubo quien silenciosamente trabajó desde ese viaje hasta ahora para que sin ser mi objetivo ni mi sueño, pueda pisar suelo antártico; conociendo desde adentro el Proyecto por haber participado como disertante en las jornadas todos estos años, interiorizándose de nuestro trabajo a pulmón de todos los que integramos el Proyecto, y viendo lo que nosotros no nos dábamos cuenta: que se tornaba necesario contar con la experiencia de conocer cómo es la Antártida, su logística, sus bases y su gente, para una mejor difusión, para ganar el respeto que algunos no le tienen al Proyecto y al equipo que lo implementa.

Su trabajo silencioso, contra todo y contra todos, hizo que dos años después y sin imaginármelo no sólo pueda pisar suelo antártico, en un viaje que hasta es más rico en experiencia que conocer el lugar donde invernó Sobral, dado que la Isla Rey Jorge, nuestra Isla 25 de Mayo, tiene la mayoría de las bases antárticas instaladas en su superficie, lo que me permitió vivenciar cómo es la logística antártica. El poder dialogar con científicos alemanes, chilenos y rusos, me dió una experiencia y una vivencia que me permite estar en condiciones de contarla en las Jornadas, el material recolectado en la visita pasará a formar parte del extenso archivo con el que contamos, con el agregado que mis fotos pasarán a integrar la Muestra Fotográfica que llevamos a cada lugar donde realizamos nuestras Jornadas de Disertación, una forma que nos permite llevarles la Antártida a su escuela. 

Su trabajo silencioso que no fue nada fácil y que fue contra todos los obstáculos inimaginables, pero no obstante a ello es incomprensible admitir y hacer público que mi propio país NO firmó los permisos necesarios para que mi viaje se concretara. Es lamentable que en este camino de difusión docente tuve la posibilidad de pisar suelo antártico gracias a que dos países, que integran el Sistema del Tratado Antártico, conocedores de mi Proyecto,  como Chile y Rusia emitieran los permisos necesarios para que mi visita a la Isla y a sus bases sea posible. 




Foto: Anochecer en la Base antártica rusa Bellingshausen- Isla Rey Jorge - Shetlands del Sur - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados

Nadie es profeta en su tierra, yo no soy ni seré la excepción, pero esta experiencia inimaginable me permite estar mejor posicionada en la transmisión de conocimientos sobre la Antártida y enriquece el Proyecto, a pesar de mi país, del sistema educativo de mi provincia y de otros, que de una u otra manera continúan con su tarea de obstruir la difusión que realizo a través del Proyecto de las Jornadas de Disertación sobre la Antártida. 

Agradezco a la formación que me dio mi Universidad: la Universidad Nacional de Luján donde me formé como Licenciada en Educación Física, gracias a todo lo aprendido en esa Institución académica puedo llevar adelante este Proyecto sin ser del área de educación específica y al nivel de formación del idioma inglés que me dieron, que, sin haber asistido a ninguna academia del idioma y sólo con lo aprendido en las cursadas he podido hablar y entablar diálogo con científicos en ese idioma y en el anterior viaje, asistir y ayudar a la tripulante rusa del Vasiliy Golovnin pudiéndome comunicar sin problemas. 

No me cabe más que agradecer a quienes hicieron y aportaron económicamente lo necesario para que este viaje sea posible, a los pilotos que en ambas ocasiones realizaron el cruce y sobre todo y fundamentalmente agradecer al "alma mater"  que se esforzó y puso todo su esfuerzo, experiencia, capacitación, horas de sueño, paciencia y sacrificio para que este viaje sea realidad y una sorpresa, a él mi agradecimiento será eterno, nunca pensé que iba a conocer la Antártida y formar parte de ese 1% de la población mundial que tiene el privilegio de llamarse "Antártico"



Foto: Interior Iglesia Santísima Trinidad - Base Bellingshausen - Isla Rey Jorge - Shetlands del Sur - Antártida - ©doragerezphotography2016 - derechos reservados


¡Gracias Ignacio!


Lic. Dora E. Gerez
Proyecto Antártida
Docentes - Escobar - 
Provincia de Bs As - Argentina




Fotos: ©doragerezphotography - derechos reservados - Reg.Nº 5279694

No hay comentarios:

Publicar un comentario